07 Febrero 2020

Sistema de cámara simple

Autor
Elizabeth Tilley, Lukas Ulrich, Christoph Lüthi, Philippe Reymond, Roland Schertenleib y Christian Zurbrügg (EAWAG/SANDEC)
Adaptado por
Leonellha Barreto Dillon (seecon)

Descripción del sistema

Factsheet Block Body

Este sistema se basa en el uso de la tecnología de cámara simple para recolectar y almacenar las excretas. Dependiendo de los recursos hídricos disponibles, las costumbres de los usuarios y, por ende, del tipo de interfase (sanitario) seleccionado, el sistema se puede utilizar con o sin agua de arrastre, es decir, dependiendo si se usa un sanitario seco o un sanitario con arrastre hidráulico. Por lo tanto, las entradas al sistema pueden incluir orina, heces, agua de arrastre y materiales secos de limpieza, aunque estos últimos pueden acortar la vida útil del sistema y dificulta su vaciado, por lo que se recomienda su disposición por separado. La interfase de usuario está directamente conectada a una cámara simple o a una cámara simple mejorada ventilada (VIP- “ventilated improved pit”) para su recolección y almacenamiento/tratamiento. Un pequeño caudal de aguas grises en la cámara puede ayudar a la degradación, pero cantidades excesivas de estas aguas podrían conducir a un rápido llenado de la cámara o a una lixiviación excesiva.

Existen dos opciones recomendadas para cuando se llena la cámara: Una opción es que los lodos fecales que se generan en la tecnología de recolección y almacenamiento/tratamiento sean removidos y transportados para tratamiento adicional. Las tecnologías de conducción que pueden emplearse incluyen: vaciado y transporte manual o vaciado y transporte motorizado. Como el lodo fecal sin tratamiento es altamente patogénico, deben evitarse tanto el contacto humano, como las aplicaciones agrícolas. El lodo que se remueva debe ser transportado a una planta de tratamiento dedicada a lodos fecales. Si esta planta no está disponible en las cercanías del poblado, los lodos fecales deben llevarse a una estación de transferencia, y de allí deben ser transportados a la planta de tratamiento de lodos o aguas residuales más cercana por un vehículo motorizado. Allí no solo se debe tratar el lodo (separación de sólidos y líquidos, estabilización, secado y reducción de patógenos), sino que además se debe tratar el efluente de drenaje que resulta de la separación sólido-líquido. Las opciones para el uso o disposición final de efluentes tratados incluyen riego, lagunas de acuicultura, lagunas de plantas flotantes o disposición final en un cuerpo de agua. Después del tratamiento adecuado, los lodos pueden ser usados en agricultura o ser llevados al sitio de almacenamiento/disposición final.

Los lineamientos para el uso seguro de lodos han sido publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se mencionan, según corresponda, en las fichas descriptivas de tecnologías. Este sistema de saneamiento es uno de los menos costosos de construir en términos de capital. Sin embargo, los costos de mantenimiento pueden ser considerables, dependiendo de la frecuencia y el método de vaciado de la cámara. Si el suelo es apropiado y tiene buena capacidad de absorción, se puede cavar una cámara muy profunda (> 5 m) y puede usarse durante varios años sin vaciarla (20 o más). Sin embargo, se debe tener en cuenta el nivel de los acuíferos al cavar las cámaras para evitar contaminarlas. Si hay espacio, la otra opción para cuando se llene la fosa es rellenarla con tierra y plantar un árbol frutal u ornamental. Esta tecnología de reúso es conocida como relleno y cubierta o sanihuerto, en la cual un árbol crecerá en tierra rica en nutrientes. La implementación de este sistema conlleva a la necesidad de escavar una nueva fosa para reubicar el servicio sanitario. Generalmente, lo anterior solo es posible cuando la superestructura es móvil, se cuenta con suficiente espacio y el suelo no es rocoso.

Consideraciones para las zonas rurales de México

Factsheet Block Body

En algunas comunidades rurales de México, donde todavía se observa fecalismo al aire libre y donde no se cuenta con un sistema de alcantarillado, el instalar tecnologías de bajo costo, tales como el sistema de cámara simple, o letrinas, representa una opción idónea para el confinamiento de las excretas humanas (CONAGUA 2007). El éxito de este sistema depende de la correcta instalación de la cámara (o letrina), es decir que sea resistente al derrumbe y que sea ubicada a distancias correctas de las fuentes de agua. Además, se debe considerar que este sistema debe elegirse solo cuando haya suficiente espacio y el suelo sea apropiado para cavar de manera continua cámaras nuevas o cuando haya una forma apropiada para vaciar, tratar y disponer los lodos fecales.

Los sistemas de cámara simple no son recomendables para áreas propensas a lluvias fuertes o inundaciones, ya que las cámaras podrían desbordarse. La opción de, relleno y cubierta, también conocida como sanihuerto es de principal interés en los siguientes escenarios: casas dispersas con escasa disposición de agua, con capacidades y recursoscasas dispersas con escasa disposición de agua, sin capacidades ni recursoscasas dispersas con disposición de agua suficiente con capacidades y recursos y casas dispersas con disposición de agua suficiente, sin capacidades ni recursos, que se caracterizan por tener suficiente espacio para cavar nuevas cámaras. El cubrir la cámara con tierra y plantar un árbol evita el contacto de los pobladores con el material fecal, además proporciona fuentes adicionales de alimentación.

En el caso de poblados de hasta 2500 habitantes, la opción del sanihuerto sigue siendo válida cuando se cuenta con suficiente espacio para sembrar árboles. Esto es especialmente cuando los poblados de hasta 2500 habitantes no cuentan con capacidades ni recursos, ya sea con escasa disposición de agua o con suficiente agua. En poblados donde la plantación de árboles no es posible, y se necesite vaciar las cámaras, se debe asegurar la existencia de un sistema de gestión de los lodos fecales que incluya: vaciado, transporte, tratamiento de lodos, tratamiento de efluentes y reúso. Esto requiere una inversión de capital que incluye el camión de vaciado, el terreno para la construcción de los lechos de secado/lagunas/reactores, así como la planta de tratamiento del efluente que resulta de la separación sólido-líquido del lodo.

Asimismo, se debe contar con un equipo capacitado para la operación y mantenimiento del sistema. Esto será más fácil de lograr en poblados de hasta 2500 habitantes con escasa disposición de agua con capacidades y recursos y poblados de hasta 2500 habitantes con disposición de agua suficiente con capacidades y recursos, donde se cuenta con recursos para movilizar las instituciones públicas y/o privadas para la prestación de servicios de gestión de lodos fecales. En el caso de comunidades donde falten capacidades y recursos, se debe asegurar la creación de un ente, por ejemplo, una microempresa o asociación, que realice el vaciado y tratado de los lodos de forma segura, para evitar prácticas que pongan en riesgo la salud pública y la calidad del ambiente, como, por ejemplo, el vaciado con cubetas y el descargue de lodos crudos en ríos.

Referencias

Saneamiento rural

CONAGUA (2007): Saneamiento rural. Manual de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento. México D.F. (México): Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). URL [Visita: 12.09.2018] PDF

Alternative Versions to